miércoles, 25 de febrero de 2015

El gato de una bruja

Estamos trabajando los microrrelatos, hoy en un ejercicio de empatia nos hemos metido en la piel de varios objetos y personajes, cada uno ha elegido el que ha querido. Silvana ha elegido "el gato de una bruja".
En una casita, en lo más alejado de la playa, vivia una bruja fuerte pero fea , mala y retorcida (su psicólogo decía que era genético), y yo, su gato, que me llevaba todas las patadas cuando me metía en medio por tirar sus trastos acuáticos, que es lo que más le gusta, ¡ah! pero luego Brunilda se lleva mis arañazos.
¿Os habéis preguntado alguna vez por qué las brujas tienen esos nombres tan rarísimos ¿quién le pondría a una niña Brunilda, Casandra, Matilda o Piruja? ¿A quién se le ocurre?. Yo le dije que me pusiera un nombre fácil, ¡soy un gato!, pues ¡no!, me tuvo que poner Morreo que rima con feo, pero bueno...
Esta mañana ha venido la hermana de Brunilda, Matilda, y se llevan fatal, me había dicho que Matilda venía en forma de ratón, ¡que bien! pensaba hipnotizarla con mis ojos amarillentos, cazarla y comérmela con salsa de tomate acompañada de unas ancas de rana ¡¡mmmmmmm!!para chuparse los dedos, Brunilda le está poniendo unos saltamontes porque Matilda los odia, en cambio le encantan las arañas que me las quita siempre justo cuando yo voy a cazarlas.
Matilda acaba de entrar y no para de gritar al ver los saltamontes por toda la casa, Brunilda también porque al llegar su hermana le ha traido un montón de serpientes, Brunilda no las puede ver, yo me estoy partiendo de risa, no puedo más, y ¡vaya ratón! ¡es más grande que yo! no podré hacerle lo que pensaba, me he quedado sin cena,  por lo menos le daré un buen mordisco, ¡aún hay tiempo!, cogeré una serpiente y unos saltamontes si se puede. ¡Victoria! ¡He pillado unos cuantos!, ahora cogeré el minimizador, "se echa un poco de poción y vino blanco, el alcohol se evapora y no deja que actúe la poción...", tendrá un sabor buenísimo. Sin que Brunilda me vea lo voy a preparar en mi escondite  del árbol, antes no sabía bajar, un día Brunilda tuvo que llamar a los bomberos, ella no puede subir a cogerme porque es bastante rellenita, eso me va bien porque no puede subir y carrañarme,... voy a empezar a cocinar. Está buenísimo, tendría que ir a Master Chef.